GOOGLE Y LAS WEBS SSL

certificado SSL

Webs SSL. Desde enero de 2017 los navegadores como Chrome y Mozilla avisan en la barra del navegador junto a la URL del sitio web si el sitio web visitado es seguro o si se trata de una conexión no segura, y en éste último caso, recomienda que los usuarios no introduzcan datos confidenciales como tarjetas de crédito por el peligro que sean interceptados por posibles atacantes de la web.

Por otro lado, Google ha comenzado a bonificar en términos de mejora de posicionamiento natural a aquellos sitios webs que ya utilizan certificados SSL (Secure Sockets Layer), un protocolo diseñado para permitir que las aplicaciones transmitan información segura, cifrada. Las mejoras de posicionamiento son leves, pero muestra la importancia que Google da a los aspectos de seguridad de la información. Y por el contrario, Google ha comenzado a penalizar aquellas webs que no dispongan de este mecanismo de seguridad.

Un usuario de internet puede identificar fácilmente a las páginas no seguras por las URLs que comienza con “http://” y a las páginas seguras con las URLs “https://” acompañadas de una pequeña imagen de un candado. Puede consultar una página de una entidad bancaria para observar la presencia de un candado y comenzar a familiarizarse con esta simbología.

Las webs seguras “https://” son algo más lentas que las normales no seguras puesto que éstas requieren la encriptación de datos en todas sus comunicaciones. Es evidente que una página segura SSL da mayor confianza a los usuarios y éstos comenzarán a exigirlo, especialmente a las tiendas online. Y, muy importante para aquelos que utilizan Google Shopping, Google tiene planificado exigir el SSL en las sincronizaciones del catálogo.

Las tiendas online marcadas como no seguras y que utilizan pasarelas de pago tales como Redsys, CECA, Paypal ya protegen los datos sensibles del usuario cuando son introducidos en el ordenador (número de la tarjeta de crédito, fecha de caducidad, y otra información exigida) en el proceso de pago, si bien, durante la navegación normal por el sitio web que se hace en modo no seguro (http://) los datos de formularios de contacto y otros datos de la cuenta de cliente del sitio web puedan estar expuestos a ataques.

En todo proceso de cambio hay un período de transición cuya duración dependerá del comportamiento y exigencias de los internautas ya que podrían dejar de visitar aquelllas webs marcadas por los navegadores como sitios webs “no seguros”, obligando a las empresas propietarias a la contratación de certificados SSL y a la adaptación de su web al mismo lo que requerirá el cambio de todos los enlaces de la web de su forma http:// a la https:// (imágenes, documentos, ficheros, etc).

Si necesita consejo de cómo evolucionar su sitio web a modo seguro, y de paso adaptarlo a dispositivos móviles, póngase en contacto con nosotros.